7 de Marzo del 2020 – El egoísmo interfiere con la gracia

“Al alma egocéntrica se le dificulta abandonarse a Mí más que al alma que primero deja sus necesidades y deseos por el bien de los demás. Hagan siempre el esfuerzo de poner las necesidades de los demás antes que las propias"

Nuevamente veo una gran llama que he llegado a reconocer como el Corazón de Dios Padre. Dice:

Dios Padre - Amor Santo - Holy Love“Al alma egocéntrica se le dificulta abandonarse a Mí más que al alma que primero deja sus necesidades y deseos por el bien de los demás. Hagan siempre el esfuerzo de poner las necesidades de los demás antes que las propias. Esto, sobretodo, en lo relativo a compartir su tiempo. Algunas veces eso es todo lo que pueden darle al otro, pero si lo dan con amor, es lo máximo que Yo puedo pedirles.”

“El egoísmo interfiere con la gracia. Muchas veces, la gracia que evita el alma egoísta es la decisión de rezar por los demás. A veces, el mérito que el alma recibiría por la oración caritativa se ve mitigado si se lo cuenta a los demás. Que todas sus obras de caridad –de pensamiento, palabra o acción– sean entre ustedes y Yo, siempre que sea posible.”

“Yo amo y honro a un alma entregada. Yo correspondo a su amor de muchas formas.”

Lean Santiago 2:8

Por lo tanto, si ustedes cumplen la Ley por excelencia que está en la Escritura: Amarás a tu prójimo como a ti mismo, proceden bien.

1ª Corintios 13: 4-7

El amor es paciente, es servicial; el amor no es envidioso, no hace alarde, no se envanece, no procede con bajeza, no busca su propio interés, no se irrita, no tiene en cuenta el mal recibido, no se alegra de la injusticia, sino que se regocija con la verdad. El amor todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

 

 

 
 

 

 
  • Yo estaba en la Adoración en una Iglesia de barrio y la Virgen de repente estaba de pie al lado del Ostensorio – Ella nunca pone su espalda a Jesús en el Santísimo Sacramento. Tenía un largo rosario con grande granos en sus manos y pensé: ¿Soy la única que la ve?
  • Jesús saca un diamante de la herida de Su Costado y dice: “Hija, esta joya que está cubierta con la Sangre y Agua de tu Jesús, nacido Encarnado, es esta misma Misión. Yo la sostendré a través del poder y la protección de Mi Preciosa Sangre”
  • Santa Teresita de Lisieux, San Pío de Pietrelcina y San Miguel Arcángel son los Patronos de los Ministerios del Amor Santo.