“Si los corazones estuvieran unidos en la fe en la Presencia real de Mi Hijo, el mundo no se encontraría bajo la constante amenaza de guerras. No habría necesidad de armas de destrucción masiva. Toda la vida humana se respetaría desde la concepción hasta la muerte natural"