"Es decisión propia promover las buenas obras. La gracia reviste su corazón con el deseo de pasar toda la eternidad Conmigo en el Cielo. La gracia les revela el bien en los demás y no juzga”