“Si bien las leyes civiles quedan abiertas a debate, no es así con Mis mandamientos. Cuando las personas comprometen Mis mandamientos, ellas no eligen su derecho a salvar su propia alma. Este derecho nunca podrá cambiar por ninguna razón"