"Su deseo de no sucumbir al virus no los protege de él. Tienen que ser lo suficientemente sensatos para hacer todo lo posible por evitar exponerse a este enemigo. No corran riesgos imprudentes; riesgos innecesarios.”