30 de Abril del 2020 – Quiero darles la fuerza de la perseverancia en gran medida

"En estos días, hijos Míos, ustedes también tienen que perseverar. Tienen que esperar a que terminen los días de cuarentena y tienen que tomar las precauciones indicadas contra una posible contaminación. Todo esto tiene su propósito"

Nuevamente veo una gran llama que he llegado a reconocer como el Corazón de Dios Padre. Dice:

“Hijos, piensen en la perseverancia que Noé y su familia debieron tener mientras buscaban tierra a la vista cuando estaban reunidos en el arca. Ellos tenían fe en que Yo los había salvado, a diferencia de todos los demás, para Mi propósito, y por eso perseveraron aguardando a que se les mostrara Mi tiempo. En estos días, hijos Míos, ustedes también tienen que perseverar. Tienen que esperar a que terminen los días de cuarentena y tienen que tomar las precauciones indicadas contra una posible contaminación. Todo esto tiene su propósito. Yo los estoy llevando más profundamente a la obediencia y a la confianza. Les estoy enseñando que tienen que depender de Mi Provisión, la cual se muestra ante ustedes de muchas y diferentes formas y oportunidades.”

“La parte más difícil de esta lección de perseverancia es que no tienen acceso a los lugares de culto. Tienen que aprender a abrazar la oración de forma privada en sus corazones. Yo estoy ahí esperando a que me encuentren. Quiero darles la fuerza de la perseverancia en gran medida. Acudan a Mí para esta fuerza interna.”

Lean Salmo 23:1-6

El Señor es mi pastor, nada me puede faltar. Él me hace descansar en verdes praderas, me conduce a las aguas tranquilas y repara mis fuerzas; me guía por el recto sendero, por amor de su Nombre. Aunque cruce por oscuras quebradas, no temeré ningún mal, porque tú estás conmigo: tu vara y tu bastón me infunden confianza. Tú preparas ante mí una mesa, frente a mis enemigos; unges con óleo mi cabeza y mi copa rebosa. Tu bondad y tu gracia me acompañan a lo largo de mi vida; y habitaré en la Casa del Señor, por muy largo tiempo.

 

 

 
 

 

 
  • Yo estaba en la Adoración en una Iglesia de barrio y la Virgen de repente estaba de pie al lado del Ostensorio – Ella nunca pone su espalda a Jesús en el Santísimo Sacramento. Tenía un largo rosario con grande granos en sus manos y pensé: ¿Soy la única que la ve?
  • Jesús saca un diamante de la herida de Su Costado y dice: “Hija, esta joya que está cubierta con la Sangre y Agua de tu Jesús, nacido Encarnado, es esta misma Misión. Yo la sostendré a través del poder y la protección de Mi Preciosa Sangre”
  • Santa Teresita de Lisieux, San Pío de Pietrelcina y San Miguel Arcángel son los Patronos de los Ministerios del Amor Santo.